El restaurante Habitual de Ricard Camarena abrió sus puertas nuevamente, y esta vez con la intensión que la cocina esté más cerca de los clientes. Todo esto, tras una reforma en la que se ha modificado gran parte del local para crear un nuevo espacio en el que dar protagonismo a la cocina, y conseguir un servicio más directo y personal con los que le visitan.